jueves, 16 de septiembre de 2010

RIEGO DE VERDURAS Y HORTALIZAS

RIEGO DE VERDURAS Y HORTALIZAS
Una huerta con buen suelo, rico en humus, con buena exposición solar y con el riego adecuado será la base para obtener hortalizas sanas, frescas y abundantes.
Estas son las labores principales para el cultivo general de hortalizas. En las fichas de cada especie se concretarán los datos.

1. Riego
2. Abonado
3. Acolchado o mulching
4. Malas hierbas
5. Otras operaciones:
 - En tutorado o tutorado
 - Destallado
 - Deshojado del tomate
- Poda
6. Recolección
7. Almacenado (congelado)

1. Riego

Métodos de riego


Riego por surcos

Riego por goteo

Riego por aspersión

• Es frecuente regar por surcos, inundando el espacio que queda entre caballón y caballón.
• El riego por goteo resulta ideal para hortalizas y cada vez se emplea más que el riego por surcos.
• El riego por aspersión también se usa en huertos. Inconveniente: al mojar hojas y frutos se favorece el desarrollo de hongos.

Cómo regar

• No hay recetas para el riego, la cantidad y frecuencia de agua a aportar depende de varios factores: especie, estación del año, estado de crecimiento, etc.
• En época de siembra o plantación los 12 cm superficiales del suelo deben estar completa y uniformemente húmedos, aunque no encharcados.
• Las plantas muy jóvenes deben regarse frecuentemente para que nunca se resequen.
• Si las hortalizas se cultivan al aire libre en parcelas, conviene agruparlas en función del agua que necesiten, de modo que todas reciban la cantidad necesaria.
• Las hortalizas son sensibles tanto al exceso como al defecto de agua.
• Con el exceso de riego hay problemas:

- Podredumbres en el cuello.

- Se derrocha agua.

- Hace que el fruto pierda sabor, por ejemplo, zanahorias, tomates, etc.

- En cultivos de raíz lleva al desarrollo de hojas en detrimento de la raíz.
• Si no cuentas con agua abundante, será conveniente que instales un depósito de reserva.
• En suelos arenosos, donde la textura del suelo es muy porosa, el agua se infiltra y se evapora con rapidez, por lo que hay que vigilar más a menudo que exista una adecuada humedad en los suelos arenosos.
• En suelos arcillosos, de textura de partículas muy finas, retienen el agua en gran cantidad y pueden llegar a encharcarse, con el consiguiente problema de asfixia radicular.
• Los mejores suelos son los que tienen una buena capacidad de retener agua, pero no en demasí
• Añadir materia orgánica a los suelos es bueno tanto para los arenosos (aumenta su capacidad de retención) como para los arcillosos (aumenta su porosidad, ayudando a evitar el encharcamiento).
• Es muy importante en todas las hortalizas que el drenaje sea bueno, es decir, que no se encharque durante largo tiempo. Si el suelo tiene un mal drenaje, consulta el artículo "Drenaje de suelos y cómo mejorarlo".
• Riega por la mañana temprano o por la tarde después de la puesta del sol.
• No riegues en las horas más calurosas del día. La evaporación es mayor y las gotas de agua que permanecen en las hojas o sobre los frutos concentran los rayos solares y pueden producir quemaduras por "efecto lupa".
• Cuidado con regar con aguas de pozos salinas. Se perjudican las plantas (el tomate resiste más) y la tierra se salinaza con los años (concentración de sales).
• Tampoco es bueno regar con aguas demasiado frías o calientes; a la planta le puede "sentar mal". Fría sucede, por ejemplo, en verano si se recoge directamente de un pozo. Lo ideal es que esté más o menos a temperatura ambiental.
• No riegues nunca las hortalizas justo antes de la recolección porque los frutos serán más acuosos, con la pulpa menos consistente, y se conservarán peor.
• Construye cortavientos que servirán para proteger al huerto del viento. El viento seca el suelo y las plantas y, si evitas este efecto, ahorrarás agua.
Periodos críticos
• En hortalizas de hoja y de ensalada, como espinacas, acelgas, la mayoría de las coles y las lechugas, el periodo más crítico es entre 10 días y 21 días antes de alcanzar la madurez; durante este periodo es fundamental que dispongan de mucha agua. Fuera de este periodo riega la mitad semanal durante tiempo seco.
• El momento crítico para tomates, pimientos, judías, calabacines, pepinos y guisantes, es cuando se forman las flores y se desarrollan los frutos o bayas. Si las condiciones fuesen secas en este momento, riega al igual que para los cultivos de hojas. No riegues intensamente antes del periodo crítico, pues esto produce desarrollo de hojas en detrimento de los frutos.
• Los cultivos de raíz, como zanahorias, rábanos y remolachas, requieren un riego moderado durante la estación de desarrollo y aumentar cuando las raíces comiencen a hincharse.


2. Abonado del huerto

Mediante el abonado aumentamos la fertilidad del suelo y se restituyen los nutrientes minerales extraídos por los cultivos y perdidos por lavado.
Abonos orgánicos

• Los abonos pueden ser orgánicos e inorgánicos.
• Los orgánicos son estiércol, compost, mantillo, humus de lombriz, etc.
• Los orgánicos producen humus y también liberan nutrientes minerales como el Nitrógeno, Fósforo, Azufre, etc. a medida que son descompuestos por los microorganismos del suelo.
• Desde una perspectiva ecológica, los abonos orgánicos, aunque de absorción más lenta que los sintéticos, favorecen a los suelos al activar las bacterias descomponedoras y a largo plazo son la mejor alternativa.
• Los nutrientes que contienen los abonos orgánicos permanecen en el suelo mucho más tiempo que los artificiales, evitándose además que por lixiviación se contaminen los acuíferos o se laven más rápidamente de las capas superficiales del suelo.

Abonos minerales
• Los abonos minerales o inorgánicos suelen ser productos químicos sintetizados. Se dividen en:
* Fertilizantes nitrogenados

* Fertilizantes fosfatados

* Fertilizantes potásicos

• Pueden ser sólidos (polvo, gránulos y bolitas) y líquidos. Tenemos:
• Fertilizantes convencionales, de uso común en agricultura. Ejemplo: 15-15-15, Nitrato amónico, Superfosfato simple, Cloruro potásico, etc.
• Abonos de lenta liberación. Son más caros. Se van disolviendo poco a poco.
• Fertilizantes líquidos. Se diluyen y se pueden aplicar con una regadera o mediante el riego por goteo (fertirrigación).
• Abonos foliares. Se echan sobre las hojas. Es una interesante técnica a emplear cuando el abonado radicular no es efectivo. Es útil cuando el suelo no es muy profundo y después de una plaga o una enfermedad, la respuesta es rápida y se restablece la actividad radicular. También para corregir carencias de micronutrientes (Hierro, Manganeso, Boro, Cobre, Cinc...) con la fertilización foliar de microelementos y aminoácidos, después de una helada recupera el cultivo.
• Existen algunos abonos órgano-minerales, formados a base de compuestos orgánicos enriquecido con minerales. Se venden en sacos.
• Todos estos abonos inorgánicos o sintéticos se asimilan más rápidamente que los orgánicos, es decir, que las plantas dispondrán de ellos desde el momento de echarlos; los orgánicos, no.

Abonos orgánicos admitidos en Agricultura Ecológica 

- Estiércoles de vaca, caballo, ovino, caprino, cerdo...

- Purines: deyecciones sólidas y líquidas junto con el agua de limpieza.

- Compost industrial: el que venden en sacos.

- Compost casero: el de elaboración propia.

- Turba negra y turba rubia: pueden ser interesantes o que den problemas.

- Vermicompost, también llamado humus de lombriz

- Residuos urbanos y lodos de depuradoras: cuidado con metales pesados (plomo, cadmio, mercurio...).

- Abonos verdes: Son cultivos realizados con la función principal de incorporarlos verdes al suelo como abono. Se usan Leguminosas para que aporten Nitrógeno. altramuces para suelo ácido y en suelo calizo, veza, meliloto, guisante, habas, trébol y alfalfa.

- Enterrado de paja o matas de patata, cuellos de remolacha.

- Harina de sangre
- Harina de cuernos
- Harina de pescado
- Harina de carne
- Algas
- Guano
- Excrementos de murciélago
- Gallinaza
- Palomina
- Orujo de uva
- Orujo de aceitunas
- Pulpas de destilería
- Serrín de frondosas (para echar al montón del compost)
- Cenizas

Abonos minerales admitidos en Agricultura Ecológica

- Fosfatos naturales
- Rocas silíceas
- Cloruro potásico
- Dolomita
- Magnesita
- Sulfato de magnesio

Dosis de abono
 
• Para hacer un abonado preciso es necesario manejar análisis de suelos y análisis foliares. Esto en un huerto familiar no se suele hacer, pero sí en horticultura comercial.
• Decir que el análisis del suelo inicial sirve para corregir los elementos deficientes con abonado de fondo; y el análisis foliar en el cultivo para hacer el abonado de cobertera que más convenga durante el cultivo. Al final del cultivo, el análisis del suelo sirve para el año siguiente.
• Las extracciones de elementos de cada hortaliza vienen en los libros técnicos. Son distintas al principio, crecen vegetativamente siendo el Nitrógeno (N) y el Fósforo (P) más importantes; y para floración y fructificación, el Potasio (K) es de los más importantes.
• Se pierden nutrientes por lavado de lluvias y riego, sobre todo nitratos y Potasio.
• Se aprovechan como abono los restos del cultivo anterior: tallos, hojas, raíces y frutos. Restos que quedan en suelo o al compost.

Necesidades de Nitrógeno

Alta
Coles de Bruselas
Apio
Puerros
Melones
Acelgas suizas
Repollos
Muy baja
Zanahoria
Ajos
Rábanos
Los guisantes no requieren N suplementario


• Un suelo que es fértil de por sí y al que se le incorpora bastante materia orgánica todos los años (estiércol, compost, mantillo, humus de lombriz, etc.), producirá abundantes cosechas de hortalizas sin necesidad de fertilizantes químicos.
• Ahora bien, hay suelos pobres o regulares que hay que aumentarles su fertilidad. Hacerlo a base de materia orgánica lleva varios años y un alimento suplementario con fertilizantes minerales será necesario en estos suelos de menor calidad. También el aporte de fertilizante mineral sirve para corregir deficiencias de nutrientes (Nitrógeno, Potasio, Magnesio, Hierro, Boro, etc.).
• El cultivo comercial hace uso intensivo de fertilizantes químicos para obtener una mayor producción, frutos más gordos y "bonitos", pero menos sabrosos.
• La fertilización en los huertos caseros se basan en el estercolado o en la incorporación de otras materias orgánicas. Puede hacerse con estiércol animal de vaca, oveja, caballo... (venden en sacos sin mal olor), compost casero, mantillo, humus de lombriz, etc.
• El "estercolado" se hace en invierno, pero también puede aplicarse en otoño avanzado. Será el abonado de fondo.
• Labra bien el terreno a 25 cm. e incorpora dicho abono orgánico, mezclándolo homogéneamente con la tierra, por ejemplo, con un motocultor. Será la base alimenticia para el cultivo.
• Dosis anual de estiércol: de 3 a 5 kilos por m2.
• Con el abonado anterior es suficiente, pero también puedes complementar el abonado de fondo a base de fertilizante minerales complejo 8-15-15, a razón de 50 g/m2 o usando 15-15-15 reduciendo la dosis a 30 gr./m2. Esto, como ya se ha comentado, sólo en suelos pobres o regulares.
• Una vez el cultivo está creciendo, si se hizo la estercoladura, debe ser suficiente, pero si se ve un crecimiento escaso, tienes la posibilidad de hacer un abono de cobertera en primavera aportando un fertilizante compuesto N-P-K (Nitrógeno, Fósforo y Potasio). Por ejemplo, 40 gramos por planta de fertilizante 15-15-15, repartiendo en 2 aplicaciones de 20 gramos cada una durante el ciclo del cultivo.
• Aplicar más abonos de los recomendados, no sólo es tirar el dinero, sino que puede resultar tóxico para las plantas.

Carencias de nutrientes


• Todas las plantas necesitan para su crecimiento tomar 13 elementos químicos del suelo:

• Macronutrientes: los precisan en grandes cantidades. Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Calcio, Azufre, Magnesio.

• Micronutrientes: los precisan en pequeñas cantidades. Hierro, Manganeso, Boro, Cobre, Cinc, Molibdeno y Cloro.
• Los 3 elementos que toman en mayores cantidades son el Nitrógeno, el Fósforo y el Potasio (N, P y K). Las necesidades de cada uno varían para cada hortaliza.
• La mayoría de fertilizantes químicos contienen sólo estos tres: Nitrógeno, Fósforo y Potasio.
• El estercolado añade al suelo sobre todo Nitrógeno y Azufre, pero también de lo demás.
• Las carencias en el suelo de cualquier elemento da síntomas visuales por faltar el elemento. Ejemplo: en suelos con exceso de cal se bloquea el Hierro, Cobre, Manganeso y las plantas amarillean.
• Las deficiencias de los microelementos se corrige con quelatos de hierro u otros quelados alrededor de las plantas.
• La falta de Nitrógeno presenta hojas débiles y de colores verde-amarillentas, se corrige aplicando abonos nitrogenados.
• La falta de Fósforo se manifiesta sobre todo en las flores, las cuales se secan prematuramente, además de que tardan en formarse y abrirse; se corrige abonando después de la floración con Superfosfato de cal.
• La falta de Potasio se manifiesta en la forma y color de las hojas, las cuales se doblan por su borde, se quedan pequeñas y amarillean hasta tornarse grises. Si la falta de potasio persiste, estos síntomas progresan hasta que alcanzan la parte superior de la planta.
• La falta de Magnesio presenta hojas de colores entre blancos y amarillos con manchas marrones, y puede ser corregido pulverizando Sulfato de magnesio.
• La falta de Boro se manifiesta mediante hojas verdes en el centro, que después se tornan amarillas y marrones por los bordes; y en las flores, que tardan en abrirse. Se corrige abonando con Boro, por ejemplo, con Bórax.
• En resumen: haciendo un buen abonado cada año con estiércol, compost, mantillo, humus de lombriz o cualquier otro abono orgánico de calidad (los hay buenos y los hay mediocres) no debe haber problemas en el 90% de los huertos en cuanto a alimentación de las plantas. Será la mejor manera de abonar los cultivos, es el método tradicional del hortelano.

3. Acolchado o mulching



Distinguimos dos tipos de acolchado o mulch:
 Acolchado orgánico (estiércol, compost, turba, etc.)
 Acolchado con plásticos

Acolchado orgánico 

• Consiste en extender una capa de materia orgánica sobre el suelo alrededor de las plantas.
• El acolchado es una práctica muy recomendable en el huerto, aunque no imprescindible.
• Se puede hacer con:

Turba
Compost descompuesto
Mantillo de hojas
Estiércol descompuesto y rico en paja
Recortes de césped secos
Paja (es el acolchado tradicional de los huertos)
Etc.
• No se recomiendan materiales derivados de la madera como serrín y cortezas pulverizadas o astilladas, salvo que tengan 2 años de antigüedad, porque la descomposición en el suelo absorbe el nitrógeno del suelo quedando no disponible para las plantas, lo cual produce una depresión en el cultivo. Se podría compensar si se aporta un fertilizante mineral nitrogenado hasta que los microorganismos liberen el Nitrógeno que han "inmovilizado" temporalmente en su ataque a las materias secas.

Beneficios del acolchado orgánico

- Reduce la pérdida de agua.
- Aporta nutrientes a medida que se descompone.
- Mejora la estructura del suelo.
- No es necesario labrar porque el suelo está cubierto.
- Impide que salgan malas hierbas.
- Momento para aplicarlos: primavera y principios de verano.
- Un mulch puede ser de 2-7 cm. de espesor o más.
- Si quieres controlar las malas hierbas tiene que ser espeso.


Acolchado de plástico

• El plástico puede ser blanco, negro o trasparente.
• Sus funciones son similares al acolchado orgánico, aunque no producen nutrientes para las plantas:

- Mantiene la humedad del suelo.
- Aumenta la temperatura del suelo y acelera la cosecha.
- Permite adelantar la siembra y que la germinación sea rápida.
- Refleja calor hacia la fruta para madurar.
- Se conservan las hortalizas limpias y libres de salpicaduras.
- Mejora la calidad del fruto al impedir el contacto con el suelo.
- Evitan la erosión y el endurecimiento de la tierra.

- Los negros impiden que salgan malas hierbas.

- Los blancos se emplean para reflejar la luz y calor sobre frutas en maduración como tomates y melones.

- Los transparentes se emplean para calentar el suelo en primavera o evitar salpicaduras.
• Se siembran las semillas en línea sobre el caballón.
• Se instala el plástico transparente sobre el caballón de tierra y se fija con alambres y/o enterrando los bordes laterales. Con esto se favorecerá la germinación de las semillas al estar más caliente y se pueden sembrar cuando hace frío.
• El plástico negro se extiende antes de sembrar y después de poner el goteo. No permiten el paso de la luz.
• Hay que perforarlos para la emergencia de la planta o si se plantan plantones, con un corte en forma de cruz con el cuchillo. Puede hacerse en el momento de colocar la lámina o después.
• La película plástica puede atraer babosas. Levanta los bordes y retíralas o emplea un producto antilimacos.
• Se utilizan para acolchado láminas de polietileno de 80-150 galgas de espesor. Duran 1 campaña.

4. Control de malas hierbas


• El huerto debe estar libre de malas hierbas. Éstas compiten con el cultivo por el agua, los nutrientes, la luz y el espacio.

• Para evitar su aparición, un buen método es emplear acolchados orgánicos o plásticos.
• Las malezas anuales arráncalas con azada o a mano superficialmente. Hazlo antes de que echen semillas en el huerto.
• Las malezas perennes son más difíciles de eliminar porque rebrotan una y otra vez. En cualquier caso, con insistencia en su eliminación cada vez saldrán menos.
• Con las cavas ligeras que se hacen para mantener la tierra suelta e impedir la formación de costra, ya se eliminan las malas hierbas que van saliendo. Tienen que ser muy superficiales (no más de 5 cm.) para no romper las raicillas de las hortalizas.
• Esta labor de escarda se puede aprovechar también para aporcar las plantas, es decir, acumular un poco de tierra al pié de las mismas, dándoles una mayor estabilidad contra el viento; al mismo tiempo que se protegen las raíces del frío y se favorece el desarrollo radicular.
• Dentro de lo posible, limpia el huerto de perennes antes de sembrar retirando sin dejar trozos. Si el problema fuera muy serio, emplea herbicidas totales, por ejemplo, Glifosato o Sulfosato antes de preparar el suelo. Sigue las instrucciones de la etiqueta.

5. Otras operaciones de cultivo

Entutorado o tutorado


Enturado de judías
Enturado de tomate

• Esta operación consiste en colocar un sostén a las hortalizas de tallos, trepadores o rastreros, para impedir su contacto con el suelo, favorecer la aireación e iluminación de la planta y las labores de riego, escarda, recolección, etc.
• Se pueden utilizar para tal fin cañas y ramas de árbol colocadas en forma de "tienda de indios", o uniéndolas en V invertida, a las cuales se va atando con rafia, con esparto o hilo las plantas, sin apretar para que no les afecte en su crecimiento.
• Hoy día se fabrican mallas de plástico o alambre plastificado sujeto por unos pies derechos colocados a una distancia de 2 metros que pueden ser de madera y hierro; éstos tienen la gran ventaja de tener una gran duración y son fáciles de desinfectar mientras que las cañas hay que cambiarlas todos los años porque se pudren.
• En invernaderos se disponen hilos de rafia horizontales y otros verticales que es por donde se va liando la planta conforme va creciendo y así alcanzar 2 m. o más de altura.
• Ejemplo típico de entutorado es el del tomate. Las tomateras se entutoran para que la planta se mantenga erguida y evitar que los frutos toquen el suelo.
• Los pimientos en cuanto han alcanzado un cierto grado de desarrollo es necesario ponerles tutores para evitar, tanto que se tumben, como que se rompan los tallos, muy quebradizas en los nudos debido al peso de los frutos.

Destallado

• Esta labor se realiza en tomate y consiste en ir quitando los brotes que salen en las axilas de las hojas cada 10 días más o menos. Si no las quitas, darán lugar a nuevos tallos, se formará una maraña de planta, y los tomates serán mucho más pequeños.
• Por tanto, todos los brotes laterales que salen de las axilas de las hojas o en la base de la planta se suprimen a medida que van apareciendo (cuando midan unos 3 cm.). Si el brote está tierno se corta a mano, simplemente doblando el tallo hasta que se desprenda; si el tejido ha desarrollado rigidez, es mejor cortarlo con tijera de poda.
• El brote terminal no lo cortes porque es el que conduce a la planta hacia arriba. Córtalo cuando lleguen los primeros fríos y la planta esté finalizando su ciclo, para ayudar a madurar mejor los últimos tomates que tenga.

Deshojado del tomate
• Quita algunas hojas cuando los tomates están ya grandecitos, para empezar a madurar, empezando por abajo, para que no quiten sol a los frutos.

Poda 

• Esta operación en horticultura consiste en despuntar el tallo principal por encima de la 4-5 hoja con objeto de que ramifiquen y aumenten la producción alguna hortalizas como son el tomate, pimiento, calabaza, melón, sandía, etc., y eliminar los brotes auxiliares de las ramas para frenar el desarrollo vegetativo, favoreciendo así la fructificación.
• Por ejemplo, la poda en el pimiento se hace para delimitar el número de tallos con los que se desarrollará la planta (normalmente 2 ó 3)
.
6. Recolección de hortalizas


La época de recolección de las verduras y hortalizas dependerá de la variedad, siembra y clima. Algunos ejemplos:

Tomate

La recolección del tomate es escalonada y larga. Comenzará a las 10 ó 12 semanas después de la siembra.
Los puedes ir sacando a medida que los necesites. Si es para ensaladas, más durito, y los que van quedando rezagados y maduran más, úsalos para salsas, conservas o asados.
Antes de que hagan su aparición las primeras heladas (si es el caso) conviene recoger los que todavía estén verdes y colocarlos en una habitación o almacén extendidos sobre paja para que madu

Pimiento 

Pueden recolectarse en verde, cuando ya han alcanzado el desarrollo propio de la variedad, justo antes de que empiecen a madurar. Si quieres coger maduros, y son para el consumo inmediato, o para conservarlos asados, cosecha nada más hayan tomado color; pero si los vas a destinar para condimento (pimientos secos), deja madurar completamente, conservándolos luego colgados en un lugar seco.
Si recoges los pimientos cuando todavía están algo verdes, la planta tenderá a desarrollar otros en su lugar, con lo que la cosecha aumentará.
Los frutos se cortan con tijeras con el rabillo de 2 ó 3 cm..

Lechuga

Se deben recoger cuando tienen el cogollo sólo algo consistente, ni mucho, ni poco, cuando requiera de una fuerza manual moderada para ser comprimido, entonces es considerada apta para ser cosechada.
Como media deben transcurrir 2 meses antes de la cosecha, que se hará antes de la subida de la flor para evitar que se amarguen.
Se corta la planta por la base, a ras de suelo, pero nunca si han sido regadas y tienen agua en el interior del cogollo.

Otros

En algunos cultivos, tales como las calabazas, los pepinos, los guisantes y las judías es esencial cosechar periódicamente puesto que la producción cesará si se dejan unos pocos frutos maduros o vainas en la planta.


7. Almacenado de hortalizas


El consumo fresco de las hortalizas obtenidas es la mejor manera de captar el sabor pleno de cada verdura.
Los excedentes se pueden conservar de diversas formas.
Raíces de remolacha, zanahorias, etc. o papas (en sacos) en un garaje o cobertizo protegido de las heladas.
El huerto puede actuar como almacén de verduras en el caso de algunas raíces: colinabos, chirivías y nabos pueden arrancarse cuando se precisen.

Sin embargo, es el congelado el método de almacenamiento ideal de muchas verduras, incluyendo las de hojas que no pueden conservarse satisfactoriamente por ningún otro método.


Muchas verduras deben blanquearse durante algunos minutos antes de congelarse. Esto consiste en sumergirlas en agua hirviendo: unos 80 gramos por cada litro de agua. Llevar de nuevo y rápidamente el agua a la ebullición y dejar que transcurra el tiempo necesario para que se blanqueen. Luego se sumergen inmediatamente en agua helada.
La finalidad de esta operación es destruir los agentes que podrían malograr a las hortalizas y conservar el color y su sabor.
Los pimientos dulces pueden congelarse sin preparación inicial.
Después del blanqueamiento, seca completamente y congele. Emplea bolsas de plástico para congelar, cajas y otros recipientes, y extraiga tanto aire como pueda antes de sellarlos. Para ello llena casi completamente los recipientes rígidos y expulsa el aire antes de cerrar las bolsas de congelación.
Consumir los vegetales congelados antes de 9 meses.
Hortalizas de hojas y coles
Estas, además de varios tipos de coles, como las calabresas y la coliflor, tienen tan alto contenido de agua que pocas se pueden almacenar bien. Varias coles se congelan adecuadamente; hay cultivares para este fin.
Las lechugas aguantan en el frigorífico 10/15 días.
Hortalizas de fruto
Los tomates, berenjenas y pepinos, si los almacenas para consumirlos en invierno, es mejor transformarlos en conservas (salsa de tomate) o congelarlos.
No guardes cebollas y tomates juntos porque se favorece la pudrición.
Los pimientos se estropean relativamente rápido. En fresco se conservan de 20-30 días a 0ºC.
Bulbos
Ciertos cultivares de cebollas, escalonas y ajos se conservan durante muchos meses. Coséchalas maduras o casi maduras y sácalas al sol (o a cubierto en climas húmedos) hasta que la piel exterior parezca papel. Manipula los bulbos con cuidado para evitar golpes. Cuelga en ristras trenzadas, en redes o espaciadas sobre bandejas en condiciones bien ventiladas y libres de heladas.
Hortalizas de raíz
Prepara las hortalizas a almacenar retirando todo el follaje, ya que éste se pudre. Las patatas son susceptibles de helarse; almacena en sacos a prueba de luz, en un lugar resguardado de heladas.
Las zanahorias y remolachas pierden humedad con facilidad; almacena en capas, en montones en el exterior apila sobre paja y cubre con más y, en zonas frías, una capa de tierra para proteger de heladas.

Vegetales que se congelan bien

1- Blanquear
2- Cortar en tacos, rebanar, puré o picar
3- Sólo congelar joven
Brécol 1
Calabacines 1
Calabresas 1
Coles de Bruselas 1
Coles rizadas 1
Espárrago 1
Espinacas 1
Guisantes 1
Habas 1
Judías comunes 1
Judías de Lima 1
Judías escarlata 1
Patatas (sólo patatas nuevas y pequeñas) 1
Solanos 1
Tomates 1 Apio 2
Calabaza 2
Ruibarbo 2
Cebollas de primavera 2

Berenjenas 1, 2
Coles 1, 2
Coliflores 1, 2
Colirrábanos 1, 2
Nabos 1, 2, 3
Chirivías 1, 3
Zanahoria 1, 3

4 comentarios:

Lochi dijo...

Muy bueno

Sr. dijo...

Muy bueno e interesante!!.
El otro día le tuve que llevar varios bonsai y prebonsai a mi abuela para que les haga el servicio de mantenimiento (y de paso de a poco aprendo), pero ahora voy a poder aprovechar tambien la info que subio para hacer unas plantitas de diversas hierbas que estoy necesitando para la parte de fitoterapia y a veces se hacen caras para comprar, jeje
Saludos

PD: Una critica constructiva: le aconsejaria cambiar el color de fuente, por un negro, o algo un poquito menos "chillon". Por que si bien queda lindo este color, como es mucha la innformación que usted provee y hay una diversidad de colores por las imagenes de fondo, la vista del lector se cansara con facilidad. Solo eso, saludos

Mar dijo...

OK. Muy buena idea gracias Profe. Saludos

Anónimo dijo...

muy interesante esta tu blog, me encantaron los videos, muy divertidos, te felicito!