miércoles, 15 de septiembre de 2010

TAREAS EN EL HUERTO

TRABAJOS HABITUALES  QUE DEBEN REALIZARSE EN UN HUERTO

 Después de una planificación adecuada, tanto la preparación del huerto como su cultivo nos obligarán a una serie de tareas constantes para obtener el mejor rendimiento y la mejor calidad posible. Entre todas las faenas del jardín de verduras y hortalizas las más destacadas son las siguientes:
- Preparación del suelo: roza
- Preparación del suelo: cavado
- Preparación de las semillas
- Siembra
- Trasplante
- Fertilización del suelo
- Riego
- Control de malezas
- Asociación de cultivos
- Rotación de cultivos
- Prevención y tratamiento de las plagas.
- Prevención y tratamiento de las enfermedades
- Cosecha y almacenamiento 

PREPARACIÓN DEL SUELO


Una vez realizado la elección sobre el emplazamiento y diseño del huerto  se deben llevar a cabo las tareas de preparación del suelo que son las que permitirán dejar en terreno en buenas condiciones para sembrar las verduras y hortalizas. Estas tareas se llevarán a cabo durante los meses de otoño e invierno, de manera que, al llegar la primavera, el suelo ya este dispuesto para recibir las semillas. Entre las faenas más importantes de preparación se encuentran la roza y el cavado del suelo.

LA ROZA
 

La roza constituye la faena inicial para establecer por primera vez un huerto en un terreno no trabajado anteriormente. La roza consiste en eliminar las piedras, malezas, restos de árboles, raíces o tocones de árboles y arbustos. Si nuestro terreno es muy grande y vamos a establecer un huerto extensivo, el uso de maquinaria, como el arado, permitirá una limpieza adecuada y un esfuerzo físico menor. Sin embargo, en el huerto familiar o huerto - jardín, este trabajo se realiza normalmente a mano y constituye el paso más duro desde un punto de vista físico.
Para esta fase de limpieza se arrancan las hierbas manualmente o se emplean herramientas como la azada, el rastrillo, la pala y el rozón o tajamata (una especie de guadaña corta para cortar la hierba). También se pueden utilizar maquinaria pequeña como motocultores o motoazadas. Los primeros son como pequeños tractores cuyas ruedas impulsan el vehículo que lleva arrastrando la fresa o cuchillas que escarban en la tierra. Las motoazadas son más pequeñas carecen de ruedas motrices, aunque si que pueden tener directrices, y son las propias cuchillas las que hacen avanzar la maquina al mismo tiempo que remueve la tierra. El manejo de estas últimas resulta más pesado, aunque son más baratas. Si realizamos esta tarea varias veces, al final la mayoría de las hierbas anuales terminan por desaparecer.
Algunas malas hierbas resultan muy difíciles de erradicar como la grama, las correhuelas o las ortigas. En este caso, se puede tapar con plástico negro durante una temporada.
En muchas ocasiones, aunque no resulte demasiado ecológico, será necesario aplicar herbicidas, tal como ocurre con las zarzamoras o las zarzaparrillas. Este tipo de arbustos presenta raíces muy fuertes a partir de las cuales se producen nuevos brotes. La aplicación de un herbicida foliar eliminara sus hojas y secará sus tallos y la aplicación de un herbicida líquido, al penetrar en el suelo, atacará sus raíces. Tras una o varias aplicaciones, este tipo de malezas terminan por desaparecer. Hay que tener en cuenta que los herbicidas están totalmente descartados si pretendemos establecer un cultivo ecológico ya que son absorbidos por las plantas y pueden pasar a la cadena alimentaria. Incluso dentro de una agricultura no biológica solamente deben utilizarse cuando sea absolutamente necesario y de acuerdo a las condiciones del prospecto. También debe tenerse en cuenta que no debe plantarse nada durante unos meses posteriores a su aplicación.
Sea manual o mecánicamente, lo más importante es eliminar cualquier resto de vegetación para que en ella no se desarrollen hongos que pueden ser muy perjudiciales para los posteriores cultivos. 
 ¿Cuando debe realizarse la limpieza del huerto?
 Este tipo de tarea es conveniente llevarla a cabo con el terreno seco y con un tiempo soleado, de manera que las malas hierbas se dejen arrancadas sobre el suelo durante unas horas para que el sol las reseque. También es importante que se realice antes de que produzcan semillas, pues, aunque las arranquemos, las semillas volverán a producir nuevas plantas en la próxima temporada.
EL CLAVADO

El cavado es un tipo de faena que se lleva a cabo después de la roza y que consiste en remover la tierra de una manera más profunda. Para que esto pueda realizarse adecuadamente la tierra debe estar libre de malezas, escombros, piedras, restos de tallos y raíces superficiales. Todo ello ya se realizó previamente en la roza. La función del cavado, además de eliminar raíces más profundas, es desmenuzar la tierra para que esta adquiera una textura más suelta y porosa. Ello permite que el agua pueda penetrar más fácilmente y que la materia orgánica pueda ser incorporada con mayor facilidad. Todo ello conlleva a una mayor actividad de la flora y de la fauna del subsuelo que mejora las condiciones de este.
Existen varias técnicas para cavar la tierra adecuadamente pero las más importantes son las siguientes son el cavado del huerto para macizos o arriates y el cavado del huerto para parcelas.